El reflejo de Galant y las causas del TDAH

El Reflejo de Galant y las causas del TDAH

Tabla de contenidos:

¿Qúe es el Reflejo de Galant?

El Reflejo de Galant es un reflejo primitivo que aparece en el feto sobre la semana 20 de gestación. Entre sus funciones, está la de ayudar al bebé a encorvarse mientras se desliza por el canal del parto. Debe quedar integrado (desaparecer) entre los 3 y los 9 meses de edad del recién nacido.

Hoy quiero hablarte del TDAH (déficit de atención con hiperactividad) y de la relación que guarda con el reflejo de Galant cuando éste no ha sido correctamente integrado.

Puedes comprobar la permanencia del Espinal Galant en tu bebé simplemente rozando su cadera con un dedo. El giro del niño hacia el lado del roce confirmará que el reflejo está activo.

 

¿Qúe es el reflejo de Galant?

 

La integración del Galant permite el desarrollo posterior del reflejo de anfibio. El anfibio es un reflejo postural que permite que el niño aprenda a arrastrarse, a gatear y a coordinar y disociar las distintas partes de su cuerpo.

 

Reflejo de Galant y desarrollo del equilibrio

El sistema vestibular se encuentra ubicado en nuestro oído interno. Controla y regula los movimientos de la cabeza y su orientación. Es el sentido encargado de mantenernos erguidos y en equilibrio. Permite la estabilidad corporal y es fundamental para coordinar los movimientos y sincronizar la marcha al andar.

El Reflejo de Galant tiene una relación directa con el desarrollo del sistema vestibular. Ocurrirá en el interior del vientre materno, hacia el sexto mes de gestación. El Galant permitirá que el feto sienta las vibraciones de su propio cuerpo. Para el futuro bebé, estas serán las primeras experiencias con su equilibrio corporal.

 

Señales de un Reflejo de Espinal Galant mal integrado

Señales de un espinal Galant mal integrado

Ya conoces la importancia de la integración del Galant para la adquisición de los patrones motores y el desarrollo de la marcha. Pero ¿qué sucede cuando esto no es así? Hay signos que te indicarán que este reflejo primario podría continuar activo en tu hijo:

  • Si tiene dificultades para controlar sus esfínteres. Enuresis y encopresis.
  • Cuando el movimiento de sus piernas es dificultoso, poco hábil y tenso.
  • Si tiene hipersensibilidad en la espalda. Esta situación le impedirá estar sentado cómodamente en una silla; se mostrará inquieto y cogerá una mala postura.
  • Le molesta cualquier cinturón o ropa ajustada a la altura de la cintura.
  • Tiene poco equilibrio y su coordinación (gruesa y fina) no es buena.

Los síntomas relacionados con la falta de coordinación y disociación motriz pueden influir en el desarrollo de la lateralidad, concretamente en el caso de la coordinación ojo-mano.

 

TDAH, causas ambientales y perinatales

El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo que se detecta en la infancia y se diagnostica sobre los 7 años de edad. Se caracteriza por los déficits de atención, el bajo control de impulsos y la excesiva actividad motriz del niño. Su permanencia en edades adultas se estima entre el 50 y el 70% de los casos.

En el siguiente enlace encontrarás toda la información que necesitas para conocer a fondo el trastorno por déficit de atención e hiperactividad >

Aquí nos vamos a centrar en algunos de las causas ambientales que influyen y modulan la manifestación del trastorno. Más concretamente en las condiciones relativas al nacimiento del niño, entre las que destacan:

  • Los problemas en el periodo prenatal y perinatal.
  • Las complicaciones durante el parto.
  • La prematuridad del bebé.

Algunas de estas situaciones se resuelven mediante la intervención por cesárea. De esta forma, libramos al bebé de la «traumática» situación de descender por el canal del parto. Por otro lado, los reflejos primitivos son mecanismos innatos diseñados para facilitar y superar de forma natural la experiencia de nacer. Por lo tanto y como contrapartida, algunos de estos reflejos permanecerán sin desarrollar en el bebé intervenido por cesárea.

 

TDAH, causas ambientales y perinatales

El TDAH y su relación con el Reflejo de Galant

En el caso concreto del Espinal Galant, el niño nacido por cesárea no habrá experimentado el característico roce en la espalda que estimula este reflejo.

Al principio hemos hablado de las señales de un Espinal Galant mal integrado. Estas situaciones nos revelan un niño inquieto, descontrolado, con falta de madurez motora y descoordinado. Son también algunos de los síntomas psicomotrices propios del TDAH.

Estas situaciones de inquietud, evitan que el niño afectado pueda prestar atención y concentrarse en las tareas que realiza. También influirán en sus problemas de memoria a corto plazo y en el desarrollo de sus habilidades de planificación.

Sobre el TDAH

Llegados a este punto, cabe recalcar que el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo con base biológica y modulación ambiental. Es importante tener en cuenta que su origen NO depende de una única causa. En su manifestación intervienen multitud de factores.

Por lo tanto, el diagnóstico y tratamiento del TDAH necesita también de una intervención multifactorial. Precisa de un abordaje en el que intevengan profesionales de distintos ámbitos socio-sanitarios. Confía única y exclusivamente en profesionales serios y especializados.

 


Amplía toda tu información sobre el TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) en nuestra web:

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)


Publicado en Trastornos del neurodesarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *