Lateralidad cruzada en adultos

Lateralidad cruzada en adultos

Tabla de contenidos:

Los problemas de lateralidad en adultos

Problemas de lateralidad en adultos

La lateralidad cruzada en adultos se manifiesta como un trastorno psicomotor que interfiere seriamente en las destrezas y habilidades de quienes lo padecen.

Todos sabemos bien qué es ser diestro o zurdo, hay conceptos que tenemos muy claros desde nuestra infancia. Sin embargo, se habla muy poco sobre qué es la lateralidad, a excepción de los entornos educativos y de desarrollo infantil.

Hoy quiero hablarte de los problemas de lateralidad cruzada en adultos, de sus síntomas y de cómo afectan a la funcionalidad cotidiana. Estas son algunas de las condiciones a tener en cuenta si sospechas que te pudiera estar afectando:

  • Si al conducir un vehículo te sientes frustado, angustiado ante la presión del tráfico y los demás conductores.
  • Tienes problemas para orientarte en las calles de una ciudad o te pierdes fácilmente incluso fuera de ella, tanto en coche como andando.
  • Si tienes dificultades para distinguir entre derecha e izquierda.
  • Si al realizar tareas en las que necesitas concentrarte y reflexionar, te sientes despistado u olvidadizo.
  • Incluso si padeces síntomas propios de la ansiedad o la depresión, has intentado ponerles remedio y no encuentras solución ni un motivo claro.

Si te identificas con varios de estos síntomas (aquí puedes ver algunos más...), te interesa conocer bien las características de este trastorno.

Y si hablamos de los síntomas, también es necesario hablar del tratamiento de la lateralidad cruzada en adultos. Quédate y sigue leyendo para conocer el concepto de lateralidad cruzada, su origen y las causas psicomotrices durante la infancia:

¿Qué es la lateralidad cruzada?

¿Qué es la lateralidad cruzada?

La lateralidad cruzada en adultos suele ser un problema que se ha ido manteniendo a lo largo del tiempo desde la edad infantil del afectado. Es una dificultad no resuelta o no detectada en los primeros años de vida, cuando el neurodesarrollo es más "permeable" y el cerebro más moldeable y proclive a los cambios. También en algunos casos, por dejadez o desconocimiento socio-cultural, pudo haber sido involuntariamente provocada. La lateralidad contrariada sería el claro ejemplo de una preferencia "forzada".

En el artículo sobre lateralidad cruzada en niños encontrarás información sobre el trastorno durante las primeras etapas del desarrollo.

De entre los distintos tipos de lateralidad, la cruzada NO respetaría las reglas de una "homogeneidad" sensitiva y motora. Dicho de otra forma, una persona puede ser diestra de mano y a su vez tener preferencia por el uso de la pierna contraria (la izquierda). Paralelamente, el ojo y el oído también tendrían diferentes orientaciones con respecto a las extremidades, dando lugar a fenómenos como el cruce ojo-mano.

Causas psicomotrices

Lateralidad y reflejos primitivos en adultosLejos de restar importancia al peso de las variables genéticas y hereditarias, el origen de esta disfunción suele hallarse en la falta de estimulación psicomotriz durante los 3 primeros años de la infancia. Antes de comenzar a andar, el niño debe haber superado claramente las etapas esenciales para su correcto desarrollo (homolateral, duolateral y contralateral). Estas etapas contribuyen a proliferar su lateralidad natural.

Reflejos primitivos en adultos

Durante el proceso de desarrollo de la lateralidad, que abarca hasta los cinco años, es fundamental la inhibición de los reflejos primitivos. Si los reflejos primitivos no fueron integrados en su momento, permanecerán activos durante las edades adultas.

La integración de reflejos como el reflejo de anfibio y el reflejo landau es necesaria para el adecuado desarrollo de los movimientos. Entre ambos permiten ejercitar la visión próxima y tridimensional, el arrastre, el gateo y la motricidad gruesa del bebé.

Tratamiento de la lateralidad cruzada en adultos

Tratamiento de la lateralidad cruzada en adultosEl tratamiento de la lateralidad cruzada en adultos es posible y efectivo, al igual que en el caso de los niños. La terapia psicomotriz establece una relación más saludable entre el paciente y su estabilidad corporal. Se interviene en factores como la somatognosia, logrando una mayor comunicación y control sobre las sensaciones que se perciben.

El tratamiento incide directamente en áreas como el equilibrio, la coordinación y la orientación espacial. Establecemos un perfil de base y gradualmente se va elevando el nivel de desarrollo de la terapia. Los avances se evidencian progresivamente.

Como resultado:

  • Lograrás un mayor ajuste postural y funcional, con una mejor adaptabilidad motora.
  • Aumentarán tus capacidades comunicativas y expresivas. Tendrás una mayor autoconfianza, una mayor seguridad y un mejor ajuste social.
  • Mejorarán tus habilidades de planificación, tu capacidad atencional y tu concentración.

¿Hablamos?

Envía tu mensaje para más información:


Amplía toda tu información sobre lateralidad en la web de Nemares:

Lateralidad


Publicado en Lateralidad.

4 Comentarios

    • Buenas noches Dña. Macarena

      En su día hablamos por privado y le informé al respecto. Agradezco nuevamente su interés.

      Reciba un cordial saludo!!

  1. Hola buena noche mi hijo creo que puede tener lateralidad cruzada que tratamiento me recomiendas tiene 20 años de edad

    • Hola, muy buenas D. Marco Antonio!!

      Para orientar adecuadamente cada tratamiento, primeramente necesitamos conocer de forma precisa cuáles son los síntomas que padece cada persona; así también, la terapia es totalmente personal e individualizada:

      – Los problemas de atención, de falta de concentración, de memoria, de toma de decisiones, etc, se abordan a través de un programa de estimulación cognitiva.
      – Por otro lado y mediante un entrenamiento basado en la psicomotricidad, se tratan dificultades de coordinación, de ubicación y orientación, de equilibrio y estabilidad corporal, etc.
      – Justo a todos estos síntomas pueden subyacer dificultades de corte emocional como ansiedad, depresión, baja autoestima, etc, y algunos problemas relacionales y/o motivaconales, que generalmente son tratados desde una perspectiva psicológica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *