Conmoción Cerebral y Deporte en Niños

Conmoción Cerebral y Deporte en Niños

Tabla de contenidos:

¿Qué es una conmoción cerebral?

¿Qué es una conmoción cerebral?

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión ocurrida por un golpe en la cabeza que provoca un movimiento violento de adelante hacia atrás (o viceversa). Esto puede hacer que el cerebro se golpee contra el cráneo dañando células cerebrales. Aunque es un tipo de lesión muy común en accidentes, es también muy habitual su incidencia en la práctica deportiva.

No está considerada como una lesión grave, pero los problemas derivados pueden permanecer a corto y medio plazo. Cabe destacar sus síntomas a nivel cognitivo (memoria y pensamiento) y a nivel emocional. También puede afectar a la visión, al equilibrio corporal y al lenguaje.


Investigación sobre la conmoción cerebral en deportistas

Investigación sobre la conmoción cerebral en deportistas

Tomamos como referencia un estudio dirigido por Lauren Sergio, profesora en la Escuela de Kinesología y Ciencias de la Salud y el Centro de Investigación de la Visión en la Universidad de York en Toronto.

Según su investigación, los niños que practicaron deporte durante al menos siete años y que tuvieron experiencias previas de conmoción cerebral, se recuperaron más rápido que los niños con menos experiencia deportiva y que también habían sufrido conmoción cerebral.

Se concluye que los deportistas experimentados se recuperan de las conmociones cerebrales más rápidamente que los que no lo son.

Parece ser que los jugadores más experimentados pueden tener una “reserva” relacionada con las habilidades motoras que les ayuda a recuperarse.

Los autores del estudio apuntan que, estadísticamente, una vez que alguien ha tenido una conmoción cerebral, el riesgo de sufrir otra es mayor durante los próximos 6-12 meses.

Imitando las condiciones motoras naturales de la práctica deportiva

Se examinó a 126 jóvenes canadienses de entre 8 y 17 años que practicaban deportes de “riesgo” (hockey, fútbol americano, lacrosse…) La mitad del grupo tenía antecedentes de conmoción cerebral relacionada con los deportes mientras que la otra mitad no.

Se pidió a todos los participantes que realizaran más de 20 tareas de habilidades visomotoras en la pantalla de un ordenador. Estas tareas simulaban las condiciones naturales a las que se podían enfrentar los jugadores durante la práctica deportiva.

Los resultados mostraron que los niños con más de siete años de experiencia deportiva e historial de conmoción cerebral, obtuvieron tiempos de reacción más rápidos que sus compañeros con seis años o menos de experiencia deportiva y que también habían sufrido dichos daños.

Según Lauren Sergio, en muchos casos algunas de estas diferencias se podían mantener incluso durante las dos temporadas siguientes.


La plasticidad cerebral

La plasticidad cerebral

Nuestro cerebro aprende a recuperarse, es capaz de adaptarse a las condiciones adversas del entorno y autoprotegerse. De nuevo, todo ello es posible gracias a la plasticidad cerebral. Es la base de todo aprendizaje.

El estudio parece demostrar que la persona que ha sufrido una conmoción cerebral, puede «precondicionar» su cerebro para que se recupere más rápidamente en lesiones posteriores de este tipo.

Estadísticamente, también hay evidencias de que a mayor edad, es mayor el riesgo de sufrir conmociones. Más concretamente, son las mujeres atletas a quienes se considera población de mayor riesgo de sufrir problemas a largo plazo por este tipo de afecciones.

No obstante, cabe resaltar la importancia de la práctica del deporte por los beneficios que aporta a la salud en general y al bienestar psicológico en particular. Es especialmente importante que los niños se mantengan activos y se aprovechen de los beneficios que les aporta para su desarrollo cognitivo y social. También es importante mantener las adecuadas medidas de seguridad para la práctica de cada disciplina.


Fuente original: health24.com

Estudio: «La experiencia deportiva se correlaciona con la recuperación de habilidades motoras complejas en jóvenes que han sufrido una conmoción cerebral»: European Journal of Sport Science


Publicado en Neuropsicología.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *