Psicología Infantil

Tabla de contenidos:

Psicología Infantil

¿Qué es la Psicología Infantil?

La Psicología Infantil estudia las distintas fases por las que transcurre el desarrollo psicológico del niño. El campo de estudio de la Psicología Infantil comprende la infancia y la adolescencia.

Los seres humanos tenemos que aprenderlo casi todo. Nacemos con un repertorio de conductas muy pequeño, lo que nos permite una mayor capacidad de adaptación a situaciones cambiantes. Esta capacidad de adaptación y la interacción que tenemos con el medio donde vivimos nos hace únicos.

La Psicología Infantil abarca el desarrollo de los aspectos cognitivos, afectivos y sociales del niño dentro del seno familiar y la escuela. El niño puede encontrar dificultades en alguno de estos puntos. En ocasiones, los padres pueden encontrarse perdidos para ayudar a su hijo. En Nemares Cognitive ofrecemos un servicio de orientación individualizada desde una perspectiva especialista en Psicología Infantil.


Intervención psicológica en el niño y el adolescente

El contexto sociocultural va a influir en el desarrollo del niño. Algunos cambios pueden afectar su salud mental. Una nueva ciudad, la separación de los padres, un cambio de colegio, la muerte de un familiar, víctima de bullying, etc. Estos son claros ejemplos en los que podemos observar cambios conductuales o del estado de ánimo del niño. Estos cambios pueden precisar de una valoración y un tratamiento especializado en Psicología Infantil.

A lo largo de todo el ciclo evolutivo podemos encontrar algunas dificultades en el desarrollo infantil que van a precisar intervención psicológica: lenguaje, personalidad, las relaciones con sus iguales y los adultos, el desarrollo de su psicomotricidad, la atención, las emociones, el desarrollo de la identidad personal y de genero, la memoria, el juego, el razonamiento, posibles trastornos del neurodesarrollo, etc.


Emociones en el niño

Emociones en el niño

Investigaciones recientes sobre el cerebro emocional (cerebro límbico), concluyen que los cimientos de su desarrollo se van a originar en la infancia. Vamos a utilizar el símil de la frase «El arbolito se hace desde pequeñito» para comprender que el desarrollo de las emociones en los primeros años de vida jugarán un papel crucial en la persona adulta. Todo cerebro racional se va a construir sobre las bases de un cerebro emocional.

Para que nuestro «arbolito» crezca bien, no sólo va a necesitar que lo reguemos y le pongamos al sol. Los niños pasan con mucha facilidad de una emoción a otra. En un momento determinado pueden estar llorando y cinco minutos después estar riendo a carcajadas, sentir miedo, etc. Su cerebro es una montaña rusa de emociones que no saben gestionar todavía. Precisarán de la ayuda de los adultos y de su ejemplo para poder aprender, con la consecuente complicación que supone para los padres. Desde Nemares Cognitive estamos a vuestro lado en la gestión emocional de vuestro hijo.

El apego

Hablamos de apego para referirnos a todos los vínculos emocionales que las personas hacemos a lo largo de nuestra vida. El apego se empieza a forjar desde el vientre materno y seguirá formándose después del nacimiento. La relación de apego más importante es la de nuestros progenitores. A posteriori, en el transcurso de nuestra vida iremos estableciendo nuevos vínculos (amigos, pareja, hijos, etc.)

Durante la infancia aprendemos la forma de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás. Dependiendo del tipo de afecto que recibamos en los primeros años de nuestra vida y la previsibilidad del comportamiento de nuestros padres, se darán distintos tipos de apego. El apego es la base del desarrollo del cerebro emocional (cerebro límbico). Desde el aprendizaje emocional en la infancia se va a sustentar y desarrollar gran parte de nuestra interacción con otros seres humanos en la edad adulta.

El niño necesita una relación de confianza y seguridad con sus padres para poder relacionarse de manera adecuada con el resto de personas. Esta unión se consigue desde el cariño y el respeto mutuo. Necesita ser atendido tanto en sus necesidades básicas (alimento, aseo, sueño, etc.) como en sus necesidades emocionales.

Cuando un niño siente miedo va a buscar refugio en sus padres, en definitiva su protección. La base del apego se desarrollará y apoyará sobre esto. Cuando el niño lo necesite, sus padres estarán disponibles y responderán a sus necesidades, permitiéndole desarrollar un sentimiento de seguridad y con ello una base segura para desenvolverse en el mundo.


Tratamientos en Terapia de Conducta en la Infancia

  • Miedos y Fobias.
  • Ansiedad Infantil.
  • Depresión Infantil.
  • Rabietas.
  • Tics.
  • Problemas de hábitos básicos de autonomía personal:
    • Sueño. Problemas de insomnio.
    • Eneuresis y Encopresis.
    • Autonomía y/o dificultades con la alimentación.
  • Déficits en Habilidades Sociales.
  • Estimulación Temprana (Prevención y Tratamiento)
  • Trastornos de comportamiento y problemas de conducta.
  • Terapia Sistémico-Familiar.

Desde Nemares Cognitive ofrecemos un servicio especializado en Psicología y Terapia de Conducta Infantil. Abordamos los problemas emocionales en el niño.

Contacta con nosotros, estaremos encantados de atender tus dudas:

    Tu nombre (requerido)

    Tu Email (requerido)

    Asunto

    Tu Mensaje