Ansiedad

Tabla de contenidos:

Ansiedad

¿Qué es la Ansiedad?

La ansiedad es una reacción emocional que consiste en sentimientos de tensión, aprensión, nerviosismo y preocupación. Supone una activación o descarga del sistema nervisoso autónomo (Spielberger, Pollans y Worden). Según Wolpe, la ansiedad es la reacción autónoma del organismo tras la presentación de algún estímulo nocivo.

Una propiedad importante es su naturaleza anticipatoria. La respuesta de ansiedad posee la capacidad de anticipar un peligro o amenaza para el propio individuo.

Según un estudio de Cinfasalud (año 2017), la ansiedad y el estrés son trastornos cuya prevalencia es cada vez mayor entre la población española, donde 4 de cada 10 entrevistados han confesado padecer estrés de forma continuada. Junto a los datos aportados, cabe señalar la efectividad de la terapia psicológica como estrategia preventiva y de tratamiento recomendable antes de recurrir a la medicación.

Pero conviene matizar las diferencias entre el estrés y la ansiedad. El estrés puede surgir ante un cúmulo de situaciones reales que nos presionan y preocupan. En cambio, la ansiedad nos anticipa un dolor o sufrimiento futuros ante situaciones imaginarias. La ansiedad es un miedo irracional que se manifiesta de forma recurrente e implica una mayor gravedad:

¿Tengo Ansiedad?

¿Tengo Ansiedad?

La ansiedad en sí misma tiene un valor funcional importante, posee una utilidad biológico – adaptativa. Esta utilidad consiste en que nuestro cerebro activa los mecanismos de alerta necesarios para avisarnos de que «algo» ocurre. En este sentido podríamos decir que no sólo puede ser «buena», sino también que es normal y necesaria.

Sin embargo, se convierte en desadaptativa cuando anticipa un peligro irreal. No siempre varía en proporción directa al peligro real de la situación. También puede surgir de forma irracional, produciéndose en situaciones que carecen de un peligro significativo.

La diferencia fundamental es que en el caso de la desadaptativa o «mala», las manifestaciones son más frecuentes, más intensas y más duraderas.

Que la ansiedad sea o no desadaptativa, va a depender también de múltiples factores en la persona que la padece. Esta influencia se ve condicionada por características de personalidad, creencias de enfermedad, presiones familiares, etc.


Síntomas de la Ansiedad

Síntomas ansiedad

La ansiedad, como cualquier reacción emocional, tiene tres sistemas de respuesta basados en sus síntomas. Estas dimensiones se agrupan de la siguiente manera:

Síntomas Subjetivos o Cognitivos

Es lo que la persona piensa cuando se siente ansiosa. Aquí se incluyen un amplio espectro de variables relacionadas con la percepción y la evaluación subjetiva de los estímulos asociados a dicho estado:

    • Experiencias de miedo, pánico, alarma, inquietud, preocupación y aprensión.
    • Obsesiones y pensamientos intrusivos, agobio, ganas de huir y temor a perder el control.
    • Recelos, sospechas e incertidumbre.
    • Tendencia a recordar cosas desagradables o negativas.
    • Dificultad para tomar decisiones.
    • En los casos más extremos, ideas de suicidio, temor a la muerte o miedo a volverse loco.

Síntomas Fisiológicos o Somáticos

Es cómo reacciona el cuerpo ante la respuesta de ansiedad. Los cambios fisiológicos más característicos se deben a una activación del sistema nervioso autónomo, produciendo:

    • Sudoración, dilatación pupilar, temblor, incremento de la tensión muscular, palidez facial.
    • Taquicardia, aceleración de la respiración, mareo, sequedad de la boca, hormigueo en las manos.
    • Vómitos, molestias digestivas, sensación de «nudo» en el estomago.
    • Cansancio, alteración del sueño, alteración de la alimentación, problemas sexuales, etc

Síntomas Motores o Conductuales

Es lo que hace la persona cuando se siente ansiosa. Son las conductas observables. Van a venir acompañadas por cambios en la expresión y el lenguaje corporal:

    • Estado de hipervigilancia, impulsividad, dificultad para estarse quieto.
    • Bloqueo mental, dificultad para actuar o tomar decisiones.
    • Cambios en el tono de voz, presión de la mandíbula, movimientos torpes de las manos.
    • Expresión facial de asombro, duda o crispación.

Tratamiento de la Ansiedad

Tratamiento ansiedad

El tratamiento psicológico más efectivo para la ansiedad es la Terapia Cognitivo Conductual. Una variante de la Terapia Cognitiva es la TREC o Terapia Racional Emotiva Conductual. La TREC se centra en la importancia de los procesos cognitivos como responsables de los problemas emocionales y conductuales. Con ella se sustituyen los patrones disfuncionales por otros más adaptativos y racionales para conseguir el cambio terapéutico deseado.

La terapia de Mindfulness o atención plena, ha demostrado resultados satisfactorios en el tratamiento de la ansiedad. El Mindfulness está basado en las milenarias técnicas de meditación oriental. Con su entrenamiento y puesta en práctica se enfatiza la conciencia en el momento presente. Mejoran las capacidades de concentración y atención del paciente, reduciendo también sus niveles de estrés y ansiedad. Es una herramienta de autocontrol emocional que contribuye también a favorecer el descanso y mejorar la calidad del sueño. Muy recomendable para cualquier persona.

En general, las técnicas de relajación ayudan a reducir los síntomas propios de la ansiedad, ya sean estos fisiológicos, cognitivos o conductuales.

¿Necesitas ayuda? Retoma las riendas de tu vida. Te invito a una primera sesión informativa totalmente gratuita. En ella nos conoceremos y hablaremos de tu situación personal, atenderé tus dudas y trazaremos un plan con un objetivo y una finalidad clara: tu bienestar.

¡Deja de sufrir y contacta ya mismo!


Psicólogo – Neuropsicólogo Infantil – Francisco Javier Martínez Soriano
C. Arcipreste Esteban Díaz, n° 54, 4°E
30510 Yecla, Murcia
España

Psicólogo Infantil Neuropsicólogo