Depresión

Tabla de contenidos:

Depresión

¿Qué es la depresión?

La depresión, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), es un trastorno mental frecuente. Algunos de sus síntomas son tristeza, pérdida de interés o placer, culpa y falta de autoestima. Pueden aparecer trastornos del sueño o del apetito, cansancio y falta de concentración.

En general, la gente suele utilizar de igual forma los términos tristeza y depresión, atribuyéndoles erróneamente el mismo significado. Estar triste no es lo mismo que padecer depresión. La diferencia está en que la tristeza es necesaria por su valor adaptativo ayudándonos a afrontar determinadas situaciones, es como un puente para seguir el camino.

Cuando la tristeza deja de tener su capacidad adaptativa es cuando hablamos de depresión. Los síntomas se prolongan en el tiempo y aumentan en frecuencia e intensidad.


Síntomas de la depresión

Síntomas anímicos

La depresión produce sentimientos de tristeza, abatimiento, pesadumbre o infelicidad, irritabilidad o sensación de vacío. Nerviosismo, reducción de emociones positivas y anhedonia (disminución de la capacidad de disfrute con cosas normales de la vida). En los casos más graves el paciente niega que es incapaz de tener ningún sentimiento, incluso incapacidad para llorar.

Síntomas motivacionales y conductuales

Apatía y falta de motivación, desesperanza, falta de control o de no poder dar sentido a lo que uno hace. Abandono de las actividades de la vida diaria o abandono del trabajo/estudios. Dificultad para tomar decisiones cotidianas (ej. elegir la ropa que ponerse).

Síntomas cognitivos

La depresión puede producir alteraciones en la memoria, la atención y la capacidad de concentración. Aparecen los pensamientos circulares y rumiativos. Surgen las ideas alteradas hacia el polo negativo. Autodepreciación, autoculpación y pérdida de autoestima.

Síntomas físicos de la depresión

Se producen alteraciones del sueño (insomnio o hipersomnia). Fatiga, pérdida del apetito, disminución de la actividad y el deseo sexual. Aumento de molestias corporales diversas (dolores de cabeza, de espalda, nauseas, estreñimiento, visión borrosa, etc)

Síntomas interpersonales

Deterioro de las relaciones sociales.


El perro negro, una metáfora para explicar la depresión

Depresión, metáfora del perro negro

Winston Churchill fue un político británico que utilizó una metáfora para explicar su depresión. La veía como una bestia que lo acompañó hasta el final de sus días.

La depresión no es algo que se elija, a veces aparece tiempo después de haber tenido una pérdida emocional o un cambio vital importante. En otras ocasiones se manifiesta un día cualquiera con esa última gota de agua que colma nuestro vaso.

Con esa última gota aparece el «perro negro». Ya nada tiene sentido en nuestra vida, nos cuesta levantarnos de la cama y no tenemos fuerzas ni ganas. Nuestra bestia se va haciendo más y más grande.

Con su tamaño nos trae más y más tristeza, nos agota y nos deja sin fuerzas. Sólo queremos dormir y que pase el tiempo.

A veces parece que el animal nos da una tregua, como si hubiera desaparecido, pero sigue estando ahí. Merma las relaciones de pareja y familiares y acaba con tu vida íntima. Te hace una persona irritable y con quien es difícil de estar. Te despierta por las noches con pensamientos negativos, catastróficos y repetitivos. Cuando te das cuenta el perro negro ha secuestrado tu vida.

Estos sentimientos y formas de pensar llevan a la persona al aislamiento emocional y social. No quieres que nadie descubra que estás así. Te pasas el día ocultándolo y haciendo esfuerzos para disimularlo, es realmente agotador.

Pero no te preocupes, no estás solo, afecta a millones de personas en el mundo. No importa lo grande y pesado que sea el problema, si sigues los pasos adecuados, te liberarás de su carga.

Pensarás que huyendo todo cambiará, pero los problemas no desaparecen. Desde Nemares Cognitive te ayudamos a afrontarlos.


Tipos de depresión

Depresión post parto

La depresión post parto es una alteración del estado de ánimo que puede aparecer en las mujeres después de dar a luz. Este tipo de depresión no es sólo una consecuencia del cambio hormonal que se produce en el momento del parto. Depende de factores personales, físicos y emocionales sumados a la falta de sueño y el agotamiento. Estos últimos pueden favorecer la aparición de síntomas:

Síntomas de la depresión post parto

Tristeza, se llora más de lo normal o sin motivo aparente. La afectada se nota excesivamente ansiosa o preocupada, malhumorada o irritable. Duerme en exceso o no puede dormir cuando el bebé duerme. Pierde el interés por actividades que antes le resultaban agradables y padece dolores o molestias físicas. Come demasiado o muy poco, muestra desinterés por el bebé y su cuidado. Duda continuamente de la capacidad de cuidar a su hijo. Piensa en hacerse daño a ella misma o al bebé, etc

Depresión infantil

La depresión infantil, a diferencia de la depresión en adultos, no se manifiesta siempre como un estado de ánimo alterado. Los síntomas van a variar dependiendo de la edad del niño y su estado evolutivo. Puede manifestarse como retraso en el desarrollo psicomotor, alteraciones en la conducta, disminución en el rendimiento escolar o manifestaciones somáticas. Al ser síntomas tan difusos que a su vez suelen estar relacionados con otros diagnósticos, muchas veces pasa desapercibida.

Suele estar asociada a problemas de ansiedad, déficits de atención, abuso de sustancias o trastornos de la conducta alimentaria. Habrá que hacer un diagnostico diferencial con el estado de tristeza y otros trastornos psiquiátricos o médicos.

En Nemares Cognitive ofrecemos un servicio de Psicología Infantil para el tratamiento de los pricipales trastornos emocionales y de conducta en el niño y el adolescente.

Depresión mayor

Es el tipo de depresión más grave. Se caracteriza por la presencia de una serie de síntomas importantes durante un periodo continuado de 2 semanas. No deben de ser causados por el consumo de sustancias, enfermedad ni por el duelo de un ser querido. Además requiere que estos síntomas interfieran de forma significativa en la vida cotidiana.

La depresión mayor suele comenzar durante la adolescencia o la adultez joven. Sus síntomas se manifiestan en forma de estado de ánimo deprimido la mayor parte del día y durante todos los días. Disminución de interés por cualquier actividad. Aumento o disminución de peso/apetito. Insomnio o hipersomnia. Agitación o enlentecimiento psicomotor, fatiga o pérdida de energía. Sentimientos excesivos de inutilidad o culpa. Problemas de concentración o de toma de decisiones, ideas recurrentes de muerte o suicidio.

Distimia

Se trata de estados depresivos muy prolongados, que no llegan a cumplir todos los criterios del estado de depresión mayor. En la distimia los síntomas son menos graves, más sostenidos en el tiempo y rara vez requieren hospitalización.

Lo más característico de la distimia es la tristeza mantenida prácticamente a diario durante más de dos años. Debe de mantener algunos de los síntomas de la depresión mayor.

Depresión estacional

La depresión estacional se caracteriza porque la sintomatología siempre aparece al comienzo del otoño y los síntomas son similares a los de depresión. Hay un predominio de la hipersomnia, cansancio excesivo, aumento del apetito y del peso. Hipersensibilidad en las relaciones interpersonales.

Durante este periodo hay un deterioro en las relaciones personales y en el trabajo. Es un trastorno multifactorial y muchas veces está asociado a la disminución de la luz solar. Con el comienzo de la primavera hay más luz y suelen remitir los síntomas.


Tratamiento para la depresión

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente. Puede dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos. Cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

Desde Nemares trabajamos con el modelo cognitivo de la psicología para su tratamiento. Este modelo describe la depresión como una triada cognitiva donde la persona tiene una consideración negativa de sí mismo, del mundo exterior y del futuro.

Las personas deprimidas se consideran desgraciadas, frustradas, humilladas, rechazadas o castigadas. Constituyen su experiencia en términos de fracaso y miran al futuro con desesperanza.

Como psicólogo, la terapia no farmacológica de elección para el tratamiento de la depresión es la Terapia Cognitivo Conductual (TCC). En Nemares Cognitive consideramos también los beneficios de una variante de la TCC, la Terapia Racional Emotivo Conductual (TREC).

Desde la TCC nos centramos principalmente en los pensamientos y conceptos negativos de la persona, la corrección de los mismos permite mitigar los síntomas propios de la depresión.


Si tienes alguna duda o problema relacionado, no dudes en contactar y preguntar, estaré encantado de hablar contigo:

    Tu nombre (requerido)

    Tu Email (requerido)

    Asunto

    Tu Mensaje